La Reina del Cortado

La frase no es mía. esta frase genial la pronunció Maricela mi compañera al ver a la majestuosa Águila Perdicera aparecer en el cortado de la Sierra del Castillo donde es Dueña y Señora. Mas de 20 años hace que tengo constancia de la presencia de esta rapaz prodijiosa en esta sierra. La primera vez que lo visité fue en compañía de mis amigos y condiscípulos del Colegio Salesiano de Córdoba, donde forrábamos parte del Grupo ecologista AES-Bética (Asociación Ecologista Salesiana-Bética). Esos fueron mis primeros años de andadura en esto de la ornitología aunque no solo de aves nos nutríamos. Fue años mas tarde cuando decidí encaminar mis pasos a esta disciplina y centrar mi vida en el estudio y conservación de las aves.
Por tanto la perdicera es uno de mis primeros descubrimientos, es mi primer amor ornitológicos y es por tanto una de mis mas queridas aves. En concreto esta pareja de Espiel  es uno de los hayazgos mas maravillosos e inesperados que he tenido en todos estos años de relación intima y sentimental con el mundo natural.
Recuerdo aquella excursión a espiel con todo lujo de detalles, era un día de mayo, concretamente un jueves de feria, serían las 7 o las 8 de la mañana, mi padre me llevó a la parada  de bus de la linea que hacia los viajes a espiel, autotransportes Lopez, situada en la Avenida de la Victoria muy cerca de la Puerta Gallegos por tanto estábamos frente a la feria en aquel entonces aún no se había trasladado la feria al Arenal, allí habíamos quedado con Manu (nuestro profesor de religión y amigo, que nos inició y tuteló en todo esto). elobjeto de la excursión era saber que de verdad había en la noticia que nos habían dado que allí mismo en aquel cortado de Espiel a solo unos km de Córdoba, en la frontera entre el parque  Natural de Hornachuelos, El Valle del Guadiato y el Valle de los Pedroches., unos escaladores habían viso al majestuoso y amenazado Buitre Barbudo, el Gran Quebrantahuesos. Si querer creerlo pero movidos por una gran curiosidad nos congregamos la mayoría los miembros del AES, pese a que la noche anterior hicimos una excursión mucho mas lúdica por las casetas de la feria de córdoba.
El viaje fue pesado la carretera, insufrible y los nervios y ganas por llegar abundantes. Llegamos al pueblo y encaminamos nuestros pasos hacia la sierra. Se sucedieron los avistamientos de aves. entre otras aves de menor porte observamos Gorrión chillón, Roquero solitario y cogujada montesina además de un buen número de aves forestales menos significativas que estas tres especies.
Lo bueno llegaría mas tarde cuando nada mas llegar al punto donde nuestro compañero nos había indicado vimos dibujarse una gran sombra, se trataba de un gran buitre, un ave planeadora de gran porte, parecía que las informaciones se confirmaban aguzamos la vista y comprobamos que si que era era una rapaz carroñera, pertenecientes a una de las 4 especies necrófagas de la península Ibérica, pero ahora solo había que despejar una incognita de esta ecuación ornitica, ¿se trataba o no del Buitre barbudo, del Quebrantahuesos?.
Las señales no nos dejaban duda, alas alargadas, cola cónica, cabeza  y picos prominentes,... pero no era un Quebrantahuesos, había otras señas que nos decían que no era esta ansiada especie. na linea, alar negra, el plumaje blanco y la característica mas significativa la cabeza descubierta de plumaje amarillenta, nos decían a las claras que se trataba del escaso esquivo,  raro y amenazado alimoche. nuestro amigo había fallado en su reconocimiento pero el avistamiento no era menos importante, estábamos presenciando el que pudo haber sido el  ultimo vuelo del Alimoche en aquel cortado, después de aquel día no volvimos a ver al Buitre Sabio en la Sierra del Castillo. Se repetirían las visitas, nos afanaríamos en esperar la vuelta del ave, encaramados a lo mas alto del cortado, escondidos, quietos durante horas, pero pese a nuestros desvelos no fue posibles volver a verle por allí, presenciamos el ocaso de este ave en aquel enclave.
Pero como las penas a veces son el presagio de grandes alegrías una silueta conocida nos dió la ultima sorpresa de la jornada. Sus alas alargadas su cola rectangular y proporcionada y su inmaculado pecho blanco , nos hicieron exclamar casi a coro, un "Aguila Perdicera", se sucedieron los abrazos y las enhorabuenas era el colofón para una jornada histórica que aún recuerdo y revivo y comparto con todos los seguidores de este  blog, ... La primera vez que descubrí y observé a dos de las señoras del "cortado", águila-Azor Perdicera y el Alimoche común...

Continuará




Comentarios

Entradas populares de este blog

Paseando por el "Bosque de los Sueños"

Aves Acuaticas, Forestales y Rapaces rupicolas en Cordoba

Alange y sus Vencejos